El cual va dirigido a las zonas donde la presencia de hidrocarburo por derrames sea detectada o en los sitios donde se desea saber cuánto y hasta dónde se ha filtrado el hidrocarburo al subsuelo.

Sin embargo también está orientada a estudiar el suelo y subsuelo, teniendo como objetivo la definición de su capacidad para soportar las cargas adicionales que recibirá por las edificaciones que se ubican en él.

El resultado será una cimentación firme y segura, consecuentemente la más económica.

Con los resultados, se obtienen los espectros isoresistivos de la estructura del subsuelo, mismos que se correlacionan con la geología, de donde se formulará una interpretación de los parámetros geo eléctricos que mostrarán el estado actual del terreno, en cuanto a la posible existencia de contaminación y su dinámica si hubiere.